Profesor: Jaime Repollés
Clase: Viernes 22, 19.00-20.30 h.
Visita Museo del Prado: Sábado 23 de marzo, 10.30-12.30 h.
Precio (entrada al museo incluida): 32 euros
Precio especial (alumnos seminarios y junior): 28 euros

Van Diyck o cómo acabar de una vez por todas con Rubens

De todos los grandes maestros de la pintura barroca es posible que Van Dyck sea el menos popular y, desde luego, el menos estudiado. La exposición "El Joven Van Dyck" presentada en el Museo del Prado nos ofrece la apasionante ordalía de este aventajado alumno de Rubens precisamente en ese momento decisivo de su formación en el que se debatía entre la superación del topodopoderoso maestro y la forja de un estilo propio, decisivo para la posterior pintura dieciochesca.

El interés de la exposición reside precisamente en el modo como está reflejada la devota superación del padre artístico, dramáticamente asumida a través de un verdadero complejo rubensiano, que operará un insólito proceso de introspección y crisis del estilo barroco, desde el grosero expresionismo flamenco de Rubens y Jordaens hasta el elegante manierismo inglés de Reynolds y Gainsborough.

Ser pupilo de un hombre grande es tanto un orgullo como una carga, pero también una degradación permanente del propio ser. Quizá sea en los numerosos autorretratos del pintor adolescente donde residan las respuestas al enigma de la decadencia de Rubens en el arte europeo, soberano del barroco y el romanticismo, y postergado hoy a la museografía como bien supo describir su recapitulación antológica en el Prado.

La síntesis del estilo maduro de Van Dyck, su refinamiento del espesor rubensiano, católico y estoico es una de las claves de la pintura moderna, cortesana e ilustrada que habría de acabar de una vez por todas con la cultura europea; pero, sobre todo, se puede percibir en la muestra la construcción de una nueva mirada, alienada e implacable como la de Velázquez, de una cercanía letal para los representados, que rompería el aura de toda la mitología y sacralidad antiguas, para constituir rostros y cuerpos modernos, modelados por el deseo, pues no en vano se considera a Van Dyck el mejor retratista de la historia del arte.

ECH 2012 © C/ Duque de Rivas, 5 - 28012 Madrid, España. Tlf: 91 356 97 29

- Aviso legal

Tres Tristes Tigres